• Comtes de Bell-lloc 140, Sants
  • 93 490 77 46 | Consultas por Whatsapp al 639 45 57 12
  • info@farmaciaferromauri.com
Señales de alerta en el dolor de espalda
13 septiembre 2019 - 9:53, por , en Sin categoría, Comentarios desactivados

El dolor de espalda, especialmente en el caso de la lumbalgia, es una dolencia tremendamente habitual en la población. Se calcula que entre un 60 y un 80 % de las personas tienen algún episodio de dolor lumbar a lo largo de su vida. Además, un tercio de la población sufre un episodio anual de lumbalgia.

En la mayor parte de los casos –hasta en un 85 %– no se encuentra una causa para el dolor y este se considera un dolor in-específico o mecánico generado por la sobrecarga de la columna.

En estos casos, la recuperación suele ser espontánea en unas cuantas semanas. Mejor si contamos con ayuda de tratamientos anti-inflamatorios tópicos capaces de calmar un dolor ocasional o tratamientos orales bien tolerados para procesos dolorosos más crónicos.

Sin embargo, en algunas personas, el dolor puede ser la manifestación de otras enfermedades más graves.

Señales de alerta

Es importante estar atentos a determinadas señales de alerta y consultar las dudas con nuestro farmacéutico de confianza. Él o ella nos podrá aconsejar qué hacer o si es un asunto que debemos consultar al médico.

Las señales de alerta nos van a indicar si puede haber alguna otra enfermedad, como una infección, osteoporosis o cáncer.

 

  • Podemos sospechar si el dolor aparece en personas muy jóvenes (menos de 22 años) o mayores (más de 55 años), si no podemos relacionar el dolor con la postura, el movimiento o los esfuerzos. También si el dolor está concentrado en la zona dorsal, si aparece siempre por la noche y si se asocia a un malestar general, a pérdida de peso o fiebre.

 

  • Aquellas personas que han sufrido un traumatismo reciente, tienen cáncer, usan corticoides para tratarse una osteoporosis o fármacos intravenosos –también quienes tienen el sistema inmune deprimido o padecen SIDA– deben consultar las circunstancias de su dolor de espalda con un profesional sanitario para que valore si este dolor está queriendo manifestar otras complicaciones. Igualmente vigilaremos si, junto con el dolor, ha aparecido una deformación, si de repente no podemos flexionar la columna o si hay otros signos evidentes de que algo no marcha bien.

 

  • Otra posibilidad es que se esté comprimiendo un nervio y el médico tenga que valorar si es necesaria la cirugía para evitar un daño mayor. Este puede ser el caso si detectamos una parálisis, se pierde el control de los esfínteres o si notamos las piernas o la región anal adormecidas.

 

  • También hay que consultar con nuestro farmacéutico si el dolor continúa con mucha intensidad en la zona baja de la espalda después de seis semanas con tratamientos y si solo nos duele al caminar.

 

En principio no conviene alarmarse, pero tampoco podemos ignorar el dolor y esperar a que desaparezca solo. Si creemos que hay alguna complicación, lo mejor es plantearle nuestras dudas al farmacéutico, quien sabrá aconsejarnos sobre nuestra situación particular.

Artículo cedido por El Club de la Farmacia

Puntuación
Sobre el autor

Los comentarios están cerrados aquí.