• Comtes de Bell-lloc 140, Sants
  • 93 490 77 46 | Consultas por Whatsapp al 639 45 57 12
  • info@farmaciaferromauri.com
Ferro Mauri, una farmacia con historia
25 octubre 2018 - 6:30, por , en Sin categoría, Comentarios desactivados

Farmacia Ferro Mauri somos una farmacia situada en Sants que fue adquirida por la familia Llull Ferro en el año 1986. A lo largo de más de veinte años, se ha ido afianzando como un espacio dedicado a la prevención de la enfermedad y la promoción de la salud y calidad de vida.

La farmacia, proviene de una familia de farmacéuticos cuyo bisabuelo, forma parte de la promoción de 1866 a 1867 de la universidad de Barcelona de la facultad de farmacia. Desde entonces, la transmisión de los valores y la cultura farmacéutica se han ido transmitiendo generación tras generación hasta la actualidad.

Antonio Llull Lliteras, fue la primera generación de farmacéuticos de la familia y por ello, hoy le queremos dar un papel protagonista a su dedicación y transmisión de valores generación tras generación.

Elixir vermífugo

Llull Lliteras, contribuyó enormemente a la industria farmacéutica, entre los cuáles podemos destacar su elixir vermífugo.

Dicho elixir era una preparación, cuya finalidad era un remedio curativo de las afecciones verminosas que tan frecuentemente afectan a los niños en primera y segunda infancia.

El elixir vermífugo fue creado a partir de difusos de Coralina, conocida vulgarmente con el nombre de Herba Cuquera. Después de estudiar dicha planta, buscó un medio que sin alterar la virtud de la planta, hiciera más fácil su administración.

Después de muchas ensayaos y repetidos procedimientos químicofarmacéuticos, obtuvo un preparado de fácil administración y que reunía todos los principios activos de los vegetales.

Una vez perfeccionado el elixir pudo llevar a cabo multitud de curaciones con buenos resultados durante un período de dos años.

Modo de empleo

A los niños de primera infancia se les daba una cucharada de café, con o sin mezcla de igual cantidad de agua azucarada, cuya dosis se repetía después de una hora y se continuaba hasta haber disminuido o cesado los síntomas de la enfermedad tomando igual dosis tres veces al día.

Las dosis se aumentaban con relación a la edad del paciente, pudiendo tomar una cucharada de las ordinarias, sin temor a accidente alguno.

 

Sin duda, una farmacia con historia que generación tras generación ha trasmitido sus valores farmacéuticos. ¡Os esperamos en Farmacia Ferro Mauri!

Sobre el autor

Los comentarios están cerrados aquí.